Trabajar la marca de Insermeca ha sido sumamente chévere. Lo más gratificante es que el CEO es el padre de un amigo. Conexión hubo desde el primer momento. Acá pusimos a prueba la amistad y a la vez, la innovación. Además, pude darme cuenta de su genialidad y el liderazgo para manejar proyectos.

¡Te presento el resultado de unos días de arduo trabajo!